¿Necesitas ser siempre feliz? Tu opinión es importante

¿Necesitas ser siempre feliz?En el libro ¿Necesitas ser siempre feliz? (disponible gratis para tu Kindle o dispositivo electrónico favorito), encontrarás recogidos y explicados los motivos por los que debemos oponernos a este concepto tan aceptado como generalizado.

Estaré encantado de que te decidas a leerlo. Es más, me sentiré muy agradecido si además accedes a comentar, y así conocer tu opinión.

No se me ocurre mejor modo de seguir aprendiendo.

 

Consigue gratis el libro ¿Necesitas ser siempre feliz? en tu plataforma digital habitual:

En el libro de autoayuda y desarrollo personal ¿Necesitas ser siempre feliz? su autor, FJ Sanz (en https://fjsanz.com), nos invita a reflexionar sobre el sentido de la felicidad y en cómo se ha convertido en un bien de consumo que nos venden tanto los medios de comunicación como la sociedad en sí. En ocasiones, la cura para la depresión está tan cerca como protegerse un poco de las opiniones de los demás y conocerse mejor a uno mismo.

68 comentarios en “¿Necesitas ser siempre feliz? Tu opinión es importante

  1. Primero concibamos que entendemos por «felicidad». Siempre he dicho que la felicidad es un estado espiritual temporal mas que material. Pero los vendedores de la alegría perpetua te endilgan el mito de la eterna sonrisa si les compras sus productos o servicios. Le ponen un precio a la «felicidad», y por tanto llega a ser inalcanzable para tantas personas. Implicitamente ser feliz es un privilegio, un estatus de élites, un tesoro accesible a unos cuantos. Felicidad es sinónimo de placer material, establecido monetariamente, y realmente innecesario.
    Cuanta gente sin recursos, no tiene acceso a la tecnología, ni a un mundo de colores, y apenas vive del día a día. Pero es feliz, trabajando, compartiendo al lado de sus seres queridos.
    Yo soy feliz porque tengo a mi familia a mi lado, y ellos están bien. Pero si no los tuviera fisicamente ¿Tendría que ser infeliz? No. El solo saber que están bien es suficiente. ¿Y si no están bien, debo ser infeliz? Me preocupo, pero seré feliz haciendo lo necesario para revetir esta situación.
    Puedo ser feliz con un millón de dolares o con un pan solo. El solo disfrutar del pan me da alegría. El dinero no lo puedo comer, lo tengo que guardar y me provoca estres que me lo puedan robar.
    La felicidad por tanto para mi, y para tantos, es un estado espirtual, y a eso debemos apuntar.
    La felciidad material está sobrevalorada por los medios. La tristeza no vende.
    La gente busca la felicidad como un estado permanente de satisfacción, pero como dices en tu libro, eso es imposible e ilógico. Todas las emociones confluyen para hacernos más humanos. Olvidemos la tristeza, el enojo, la frustración, el rencor…. y la vida sería monótona e invivible. Ni siquiera el mundo feliz de Huxley aspiraría a tanto.
    Por eso, regresando a la idea de inicio, yo aspiro a estar tranquilo más que a estar todo el día feliz. La tranquilidad es algo más real, alcanzable y permanente, y se concretan a través de dos elementos: la salud y la paz. La tranquilidad es un bien inapreciable, tiene incluso protección social y legal. Y por la tranquilidad, podemos convivir y tolerarnos los unos a los otros (más que amarnos).
    Yo defiendo mi derecho a estar tranquilo, y a estar feliz, triste, molesto o melancólico de cuando en cuando. Esas emociones y sentimientos que nos hacen realmente humanos y alimentan nuestro corazón, nuestra racionalidad y nuestra fe en la humanidad.
    Para ti querido amigo, y para todos tus lectores, les deseo salud y paz, los ingredientes básicos de la tranquilidad, que para mi como es como ser siempre feliz.
    Un abrazo
    ARTURO

    Me gusta

  2. Buenos días, Arturo.
    Lo primero, agradecerte el interés y el tiempo dedicado en escribir estas líneas que, por cierto, van muy en la línea de mis pensamientos, mas eso se verá en mi próxima publicación.
    Mas debes entender que en «¿Necesitas ser siempre feliz?» no pretendo que el lector se encamine de inmediato a la paz de espíritu (llamémosla también serenidad, consciencia, equilibrio, etc., según la perspectiva desde la que la abordemos), sino ofrecer un primer asidero, un mero chaleco salvavidas para sobrevivir y tratar de escapar de esa negrura (social, familiar, personal) en la que se haya inmerso.
    Como digo, es un primer paso, pero por ser el primero (aunque pueda parecer relativamente pequeño), es el más importante de todos, porque te permite dejar atrás tu anterior existencia y encaminarte hacia una realidad muy distinta.
    Asentemos esto (que no es poca cosa, sobre todo para quien lo está sufriendo en su día a día) y ya, después, prosegamos con nuestro caminar.
    Un abrazo enorme para todos.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.